Espacio XLII

BAÑOS PÚBLICOS

Cada vez son más las personas que habitan grandes ciudades donde el contacto con la belleza de lo natural es prácticamente inexistente. Nuestra preocupación radica en recuperar el hábitat donde naturaleza y arquitectura se funden en un único escenario. Creemos que los espacios que vivimos deben colmarnos de la paz que solo lo natural sabe regalarnos.
Nos inspiramos en la atmósfera de los bosques para crear el interior de nuestro espacio: “el baño público”.

La vegetación se encuentra presente en los planos de techo y de pared e inunda todos los rincones gracias al reflejo que aportan los materiales.

El baño se concibe en torno a un elemento escultórico central: la bacha. Una pieza sólida de mármol venatino, que pareciera levitar sobre esbeltos perfiles espejados generando un reflejo infinito. Completan el diseño un conjunto de lámparas colgantes de luz cálida que contrastan con la oscuridad del espacio resaltando los colores y texturas presentes en el ambiente.

Hacia el fondo del espacio reaparece una pieza de mármol venatino que se retira de muros y techo y delimita el espacio común del privado donde se encuentran los boxes de baño. Esta importante pieza de mármol que se impone como una gran obra de arte se encuentra enmarcada por tres paños de vidrios inteligentes que gracias a su tecnología permiten ver o no el jardín de fondo.

Hacia uno de los laterales del baño se ubica el espejo y hacia el otro lateral un mueble que contiene las funciones necesarias para el buen uso de este espacio. Los materiales brillosos contrastan con el ambiente que se genera en el interior de los boxes del baño que logran una tonalidad cálida gracias al coverglass bronce.

Las tonalidades y terminaciones de los materiales enfatizan cada una de las funciones del baño, provocándole al usuario una experiencia distinta en cada rincón.